viernes, 9 de octubre de 2009

10 cosas que aprendí en Israel

He aquí varias cosas que desearía alguien me hubiera dicho antes de irme de intercambio.

1. Aprender lo más básico de hebreo no te quita tiempo y te sacará de varios problemas. El que el programa sea en inglés y prácticamente todos en Israel entiendan este idioma no hace menos pretencioso y grosero el hablarle a los nativos en un lenguaje que no es el suyo y esperar que te respondan. Piensa en que apantallarás a todos tus amigos cuando regreses hablando un idioma que algunos ni siquiera saben que existe.

2. Hace calor. Mucho calor. Los dos litros de agua reglamentarios al día no son suficientes. A menos que quieras añadir una experiencia médica a tu intercambio, toma mínimo tres litro y medio de agua diario. Lo sé, yo también dije “soy mexicana y el calor me hace los mandados,” pero es falso, los mexicanos también nos deshidratamos.

3. Come mucho, come de todo. Si eres vegetariano, deja de serlo por seis meses y no te arrepentirás. Israel es un país de migrantes y su comida no sólo es variada, es excelente. Falafels, shawarmas (burritos de medio kilo), limones en escabeche, berenjena en todas sus presentaciones, sopa de matza con carne, cortes tipo argentino… cómelo todo y no preguntes. Llegará el momento en el que te aburras del hummus, pero recuerda que lo extrañarás cuando regreses.

4. No dejes tu mochila sin atender. Recuerda que los ataques terroristas se encuentran a la orden del día y una bolsa cualquiera puede contener una bomba. Cualquier artículo olvidado es sospechoso y será tratado como tal, lo que significa que llegará un escuadrón especial a explotarlo y vas a tener que pagar una cuota. Eso sí, tus amigos te agradecerán el proporcionarles una buena anécdota.

5. Si creías que en México somos desordenados, te llevarás una gran sorpresa: los israelíes lo son más. No hay filas para subirse al camión ni asientos numerados. Compra tu boleto y no te fíes de las viejitas, ellas también te aventarán con tal de subirse primero. No te quejes, es parte del folclor.

6. Es verdad eso de que flotas en el Mar Muerto. Y también es cierto que te escaldas por todos lados. No te quedes adentro más de media hora a la vez.

7. Ninguna de las clases para extranjeros se empalman, llévalas todas aunque no te las revaliden. Aprenderás tradiciones judías, viajarás a sitios arqueológicos (gratis), aprenderás a regatear al comprar borregos (nunca se sabe) y te convertirás en una enciclopedia de datos curiosos. Perfecto para las reuniones sociales.

8. Acampar en la playa es divertido e impredecible. En donde caben dos, caben cuatro. Eso sí, apretados pero sin frío. La mejor playa es Hof Yannai: ve a principios de noviembre y quédate sólo una noche. Te enamorarás del lugar y podrás bañarte al día siguiente en tu casa.

9. Los gringos son divertidísimos, pero no te hará ningún daño conocer israelíes. Son más relajados, maduros y conocen el país. Te pueden recomendar en dónde comer, cómo llegar a diferentes lugares, te ayudan a practicar hebreo y tienen parientes esparcidos por todo el territorio dispuestos a hospedarte.

10. En Shabbat (sábado), Rosh Hashana (Año Nuevo) y Yom Kippur (Día del Perdón) la mayoría de los coches no circulan, no hay transporte público y, lo más importante, las tiendas no abren. Toma tus precauciones o quédate hambriento por varios días. Por cierto, sí se puede vivir con una dieta basada en hummus.

Y ahora, lo que no me hubiera gustado aprender (¡gracias Operación Plomo Fundido!):

11. Cuando inicie una operación militar no le digas a tus padres y no te sientas mal por ello; no les estás mintiendo, los estás protegiendo. Todo se ve más grave de lejos, pero ellos no lo entenderán.

12. Hamas utiliza tres tipos de cohetes: qassam (corto alcance), katyusha (mediano alcance) y grad (largo alcance). No te quedes a ver si identificas cuál es cuál: todos te pueden matar.

13. Si eres rápido, ninguno de estos cohetes te matará. Tienes un minuto para correr y el baño (que actúa a manera de albergue por no tener ventanas ni paredes externas) está a cinco segundos. De paso, limpia el baño, pasarás mucho tiempo ahí.

14. Cuando un cohete caiga a menos de 15 metros de ti perderás una frecuencia auditiva. No te preocupes, no será una que uses regularmente y de aquí en adelante las fiestas de tu vecino no te molestarán tanto.

15. Cuando estés en la fila del check-in del aeropuerto, sofocado por el peso de tus tres maletas y respondiendo preguntas repetitivas acerca de la falta de visa de estudiante, se te ocurrirán las ideas más descabelladas para quedarte otros seis meses… a pesar de todo.

jueves, 8 de octubre de 2009

Sólo para mujeres

¿Qué dijeron? "Ximena ya le entró a la pornografía." Pues no. Se trata de los nuevos taxis rosas de Puebla.
No soy fanática de la discriminación positiva, y así cómo me molestan las condiciones laborales de las mujeres y los índices de violencia doméstica; también me enoja ser favorecida por el simple hecho de ser mujer. No soy de las feministas que odian a los hombres, culpándolos de todo lo que está mal en su vida; creo en la equidad y en la convivencia pacífica. Se podría entonces pensar que alguien como yo criticaría fuertemente la medida adoptada por el gobierno poblano, que debería exigir seguridad para todos y no sólo para un sector de la población.
No es así. Recuerdo cuando estaba en la prepa y eso de ir al antro hasta las dos de la mañana (uhhhh) era una de mis prioridades. Mi mamá siempre insistía en recogerme a esa hora afuera del antro o bar en turno, no en la puerta, gracias a dios. Yo insistía en que podía regresarme en taxi. Ella insitía en que no y así transcurrió el resto de la prepa: con mi mamá estacionada puntualmente a las dos de la mañana afuera del antro.
Resulta que sí se trataba de paranoia por parte de mi progenitora, pues en Guanajuato no pasaba nada.
Entonces llegué a Puebla. Recuerdo lo atemorizantes que eran las historias de gringas violadas en taxis, la leyenda de las que aparecían flotando en el Atoyac... y los testimonios de las que "por suerte" sólo habían sido asaltadas. Aceptémoslo, seamos o no físicamente más fuertes que un hombre, seguimos siendo mujeres... y hay muchos desgraciados que no dudarán en aprovecharse de esto. El continuo drama de ser mujer.
A mí ya me asaltaron, por suerte no en México, y la verdad es que no me importaría subirme a uno de estos taxis (aunque me cague el rosa) con tal de no volver a sentirme así de vulnerable.
Afirmo que este es un caso más de discriminación positiva, sólo que en éste caso no me importa. Lo acepto, que en los monísimos taxis venga instalo un kit de belleza es simplemente un exceso (y un cliché, a mi me gusta ser fachosa), pero no lo son los más de 100 empleos directos destinados a unos de los sectores más vulnerables de la población (no se hagan, sigo hablando de las mujeres).


Pero bueno, antes de que me acusen de oficialista y de ser fan de Marín y de Alcalá (toco madera), aquí viene lo divertido. Encontré la nota en El Universal. Amo leer este periódico, sobretodo la versión en línea, porque los comentarios son buenísimos. Ya hasta identifiqué a unos cuantos usuarios que nada más se quejan: que si salvamos al jaguar ya no queda dinero para la educación, que hay que destinar más fondos para la conservación, que odian los embotellamientos en el DF, que el Arco Norte (una chulada por cierto) fue un derroche, etc. Hilarantes.
Uno de ellos, un tal "verdeazul" escribe:
La discriminacion racial!!,, y ademas vigilancia sistematica!!,,el estado donde la mujer es asi como un objeto!!,, desde cuando? se implemento este servicio y quienes lo operan son mujeres civiles o del gobierno?,, si las taxistas trabajan para el gibierno estatal!!,, pudiera prestase para estar monitoreando a las posibles victimas!!,, nadamas por ser activistas en pro derechos de la mujer y los menores!!,, ojo mujeres de PUEBLA NO SE CONFIEN AUN DEL COLOR DE ROSA!!...
Para empezar noten los signos de puntuación dobles, el confundir discriminación racial con discriminación de género y el magnífico uso de una teoría de conspiración. No tiene precio.
Por otro lado: seamos realistas. Lo ideal sería mejorar la seguridad en general, pero eso cuesta más dinero. Al impulsar éste programa, el gobierno estatal proporciona servicio a un grupo específico de votantes, el grupo devotantes que, casualmente, registra mayor participación en los comicios. Muy listos, la verdad.
¿Qué creían? ¡Claro que iba a hablar de política! ¡Ni que fuera una una idealista abraza-changos defensora de los derechos humanos!

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Aquí y allá

Veamos... esto es normal.


Esto sigue siendo normal... en el campo.


Esto es normal en el campo... en ciertas regiones del mundo. Y en Israel hasta les dicen taxis.
Esto es normal... en los jardines de la UDLAP (y en mi casa).


Pero esto... ¡¡¡esto sí que es biodiversidad!!!


*Un agradecimiento a mi corresponsal en Costa Rica, Nitay Kufert, por propocionarme la última foto... las demás son de páginas web que me dió flojera citar.

martes, 29 de septiembre de 2009

Otra cosa que yo no sabía...

... y al parecer el grueso de la población española tampoco.
Las hijas del presidente Zapatero ¡son goths! *Gasp*
Resulta que por alguna extraña razón, nadie en España había visto a las hijas de Zapatero digo, en México Calderón no anda exhibiendo a sus hijos, pero alguien los ha visto, ¿no? En fin, Zapatero las llevó a Nueva York a conocer a Obama y ¡zaz!


Casi de inmediato las fotos fueron subidas a la página Flickr del Departamento de Estado sin el conocimiento ni la autorización de la familia Zapatero. Ahora la presidencia española está intentando que se eliminen esas fotografías pero, ¿por qué? me pregunto yo. Esta es una gran victoria para la comunidad goth en busca del respeto a su individualidad y a su derecho de comprar en Hot Topic.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Confieso que... (VI)

...lo conocí hace tres años y desde entonces no hay un día en el que no piense en él. FML.

viernes, 28 de agosto de 2009

La frase de la semana (XX)


"¡Miren! Es un bisonte... Fernández."

- Mi mamá en Africam Safari, la amo.

jueves, 27 de agosto de 2009

Adolf Hitler Cannot Determine this Conflict’s Course

Several months ago, an Arab lawyer named Khaled Kasab Mahameed and the head of a Holocaust survivor organization were heading to Ramallah to make arrangements between the PLO and that organization. With the two men was a former PLO combatant who had spent three years in an Israeli jail.

After Khaled finished his studies in 2003, he had decided to create a museum dedicated to the memory of the Holocaust in his Nazareth law office. "I had some free time," Khaled told us over coffee and cakes, "and I was politically active, so I began this museum."

Khaled Kasab Mahameed in front of the museumOne year later, Khaled visited Jerusalem with his family and they visited the separation barrier. After taking a picture of his son at the wall, the Israeli army advised them to go home. This experience left him shaken.

"I had to understand what would lead people to build such a structure, a division between peoples," he said, "so then I knew that I had to go to Yad Vashem."

Khaled bought pictures of the Holocaust from Yad Vashem and put them all over the walls of his office. "I wanted to see and understand," added Khaled.

"I wanted to have this tragic event in front of me so that I could think about it every day."

***

The dusty front yard of Khaled's law office led to a yellow sign by the front door, emblazoned with the museum's title in English, Hebrew and Arabic: The Arab Institute for Holocaust Research and Education.

As we entered, a mosaic of horrifying images met our eyes from both the Holocaust and the Palestinian tragedy of 1948, the Nakba. Quotes from the Quran and the Bible were interspersed between the pictures. Khaled pointed to a picture of a synagogue destroyed during Kristallnacht.

"You see in the original image that I bought from Yad Vashem," he informed us, "they did not put an explanation in Arabic. They have an explanation in English, Russian and Hebrew, but not Arabic."

"The intention of my museum is to tell the truth about the Holocaust to the Arabs," Khaled said.

“Israel has done a very poor job of explaining this event to us. Arabs do not learn about the Holocaust and so the event remains shrouded in mystery. This event has had such a profound effect upon the Middle East and we must understand it. When we understand it and we can discuss it with the Jews, then the Jews will finally come to see themselves accepted in the Middle East. The Arabs in turn will look upon the Jewish people with love."

***

Khaled had been politically active from a young age, joining the Israeli communist party and acquiring a degree in international relations from the Hebrew University. He continued on to study law and business in Sweden. Upon returning home, he befriended many of the leaders of the Israeli-Arab community, including Azmi Bishara.

In time though, Khaled came to realize that the he had to come to a deeper understanding of the Middle East conflict and he found the answer to his search in the Holocaust.

"The Holocaust is a part of the Israeli psyche, a part of their consciousness," Khaled continued, "and Arabs, and Palestinians in particular, must understand the Holocaust – why it happened, and how it has come to shape Israeli policy."

"Israelis have the memory of six million lost Jews embedded in the fabric of their very being," Khaled said over a newly poured cup of coffee. "So when Palestinians engage in violence," he added, "then for the Israelis memories of the six million come to mind and Israelis will compulsively respond with violence in turn. When one Jew dies, for the Israelis, it is as if six million Jews died. Palestinians must come to see this."

Over time Khaled's efforts to publicize the Holocaust for the Arab communities of both Israel and the Palestinian territories have gained some successes. Khaled now regularly gives lectures in Palestinian refugee camps. As part of his efforts, Khaled has translated a book he bought from Yad Vashem into Arabic, to which he wrote an introduction and has since published his own book. Two thousand copies of Khaled's book have been distributed for free.

At first it was not easy. Many in his community cursed him and called him Holocaust mad. His own brother for a time refused to come to his home because of the museum, and some in his family requested that he change his family name. All the major media players came to his place – BBC, CNN, and others – but no Arab media. The Arab media initially refused to even publish his articles.

One of the photos on exhibition at the museum of Kristnallnacht, November 1938.
***

The Arab world eventually came to appreciate his efforts. Khaled cited the example of a letter he sent to Arab and Muslim leaders at the United Nations that arguing the case for their assistance in making a proposal for a yearly commemoration of the Holocaust on January 27. The PLO representative to the United Nations subsequently worked with the Israeli ambassador to pass the initiative. It was the first time that the two had met with one another in five years.

Khaled hopes his work will put an end to Holocaust-denial amongst the Arabs and Muslims. Khaled tried to attend the Iranian Holocaust-denial conference of 2006 in order to spread his message, but could not because of his Israeli visa.

Reflecting upon the phenomenon of Holocaust denial, Khaled said that, "many in the Arab world cannot bring themselves to look sympathetically upon the Jews, or worry that talking about the Holocaust will give Israel legitimacy. Some hope to end Western support to Israel. However, when Arabs deny the Holocaust, then they prevent themselves from giving their own interpretation to the event. Arabs, through Holocaust denial, cannot give their own take on an event that still has strong repercussions in the world today. Holocaust denial prevents the Arabs from understanding what makes the Israeli tick."

Khaled spoke at length about the need for nonviolence. He believes that discussing the Holocaust can help forge peace. In his opinion, "studying the Holocaust will help Arabs realize the futility of violence. Many Palestinians think violence will destroy Israel, but violence can at most only injure Israel. Palestinians instead must come to terms with the consciousness of the Israeli people, and therefore must understand the Holocaust. If Arabs can study the Holocaust and see it in perspective, then the Arabs will see that they must be with the Jewish people."

Khaled noted the importance of the Holocaust in understanding the national narratives of both the Israelis and the Palestinians. According to Khaled, the Holocaust helped to forge the Israeli identity, which in turn helped to create the Palestinian identity.

"The best proof of the Holocaust, said Khaled, "is the situation wherein the Palestinians have found themselves." When Palestinians deny the Holocaust, argues Khaled, they are denying their own national identity. This denial foments fear in the Israeli public and forces the Israelis to build walls and look inward.

"We cannot allow Adolf Hitler to determine the course of this conflict," Khaled said, "and denial allows this to happen." Khaled approvingly cited the work of former Knesset Member Avraham Burg, who has written about a Holocaust complex amongst Israelis, a tendency to see Hitler around every corner and under every rock.

"We must break this cycle of violence," Khaled continued, "from both the Israelis and from the likes of Hamas and Islamic Jihad. Muslim extremists that use violence are not real Muslims. The memory of the Holocaust, instead, will give a venue through which Jews and Palestinians can come together and talk."

Khaled thinks the Holocaust should serve as a means for conflict resolution, believing that the memory of the Holocaust teaches the importance of tolerance and the need to fight racism. "One picture of the Holocaust can defeat Hamas," Khaled laughed.

***

The hallway leading to his office has photos hung of Palestinian villages destroyed during 1948. This juxtaposition of the Holocaust and the Nakba has led to mixed reviews from Jews about Khaled's work. The Anti-Defamation League and Yad Vashem have accused Khaled of having an agenda, using his museum as a means to show Arabs that they suffer because of this event.

"I am not trying to show that the Nakba equals the Holocaust. I only want to put the Nakba in context for Arabs. The horrible fate that befell the Palestinians did not occur in a vacuum. Perhaps these critics themselves fear that Israel needs the Holocaust for its legitimacy," said Khaled when asked about this criticism.

***

A profound faith in Islam shapes Khaled's perceptions of the Holocaust. "The Quran tells us that Arabs and Jews are both the sons of Abraham," he said, "and Arabs are commanded to protect the Jews, the people of the book. Islam is built upon the traditions of Judaism and Muhammad emphasized the holiness of Jewish history. Jews died during the Holocaust merely for believing in the teachings of Moses."

Khaled does not know what the outcome of the conflict between Israel and the Palestinians will look like.

"State lines and borders, they are all artificial," he said, "but it is issues like the Holocaust that really touch upon the heart of this conflict."

“By providing information about the Holocaust to the Arab world, I want to bring Arabs and Jews together, not drive them apart. Jews will see that they are strong when Arabs defend Jews and support them, not when there are borders."

As Khaled gave us a ride to the bus station he left us with some final thoughts. "Do not forget that many Arabs saved Jews during the Holocaust," he said. "Israelis tend to only remember the Mufti's time in Berlin when they talk about Arabs and the Holocaust."

He added that Arabs and Jews must learn about this event together. Khaled warned that the Holocaust, or, its denial cannot be ideological weapons. Rather, the Holocaust must serve as a means to end bloodshed.

*Este artículo es parte de un proyecto para la clase de International Conflict Resolution que llevé cuando estaba en Israel. Fue escrito por Ellis Weintraub con información de ambos y fotos mías después de visitar a Khaled en su museo. Fue publicado aquí.

sábado, 22 de agosto de 2009

Algo que yo no sabía...

Resulta que a los edificios también les da flojera:


¿VEN?

Se trata de un edificio en Shanghai que se cayó de la nada, al parecer porque el terreno en el que se estaba contruyendo está cercano a un río. Mother nature IS a bitch.

Para ser narco se necesita...

Ésta película ya la vimos: arrestan al narco y encuentran toda tipo de armas, toneladas de drogas e incluso, ciudades enteras dedicadas a la producción y comercialización de drogas ilegales.
Sin embargo, a pesar de los años que llevan en escena, los narcos siguen sin aprender ciertas reglas de estilo:

1. Cuestión de religión.
Yo no juzgo. Bueno, sí juzgo, pero no condeno. Pueden seguir la región de su preferencia, estamos en un país abierto. ¡Pero háganme el favor de informarse primero!
No hay nada como un narco que tiene a San Judas Tadeo grabado en su pistola y a Ganesh (ajá, el de India) en alto-relieve en su sala. La última vez que chequé, Ganesh era el dios de la sabiduría, los caminos y las letras; no de la ciencia (narco-laboratorios), la botánica (marihuana) y los negocios internacionales (tráfico ilegal).


Tanto conflicto ideológico me saca de onda, o como diría Sarah Marshall (en Forgetting Sarah Marshall) mientras enfatizaba acerca de las diferentes culturas de las que provenían los tatuajes de su novio: "That doesn't make you a citizen of the world, that makes you full of SHIT!"

2. Señores, estamos en México no en...


JAPON!!!
Gracias.

3. No porque las celebridades lo hagan, significa que esté bien.
Es bien sabido que Hugh Hefner, el creador de la revista Play Boy, tiene una gran mansión en Los Ángeles con muchas habitaciones llenas de mujeres con implantes y una alberca en forma de gruta. Sólo porque él lo haga, no lo hace de buen gusto, en serio, y menos cuando la narco-adaptación parece una cámara de tortura inundada.


4. Cuiden su integridad física, ¡hay adolescentes adictos que lo necesitan!


Los tigres no son gatos. OK, son felinos grandes, pero el que sean bonitos y peludos no significa (¡¡¡NO significa!!!) que sean buenas mascotas. ¿No me creen?



Si a Roy Horn, que llevaba 30 años haciendo el mismo show de magia casi se lo traga su tigre, nada impedirá que el suyo haga lo mismo. That's right: mother nature is a bitch.

Nota: Las fotos son de artículos decomisados a narcotraficantes, en serio.

martes, 18 de agosto de 2009

Fronteras, cascos azules... y vacas

Me encontraba yo esta mañana en mi chequeo diario de noticias internacionales (gajes del oficio) con un cafecito en la mano, cuando me encontré esta verdadera JOYA en El Universal:


"Una vaca desata polémica entre Líbano e Israel "


Lo primero que pensé fue: "Ya se la mamaron los del Hezbollah, lo que nos faltaba: vacas-bomba." Otro pensamiento que cruzó mi mente fue: "Ya se la mamaron los del Mossad, lo que nos faltaba: vacas-espía."

Pues ni uno ni lo otro. Nada de explosiones. Nada de espionaje. Resulta que una vaquita estaba pastando placidamente cuando se le ocurre cruzar la frontera de Israel hacia Líbano; un mero accidente, ya que las vacas NO SABEN LO QUE ES UNA FRONTERA.
Pues en lugar de que los libaneses dijeran "Matanga dijo la changa," zaz, que le disparan al rumiante en cuestión.
Hasta aquí todo iba bien (menos para la vaca, claro está) pues el dueño de la vaca no protestó: al parecer esta es una situación bastante común en esta región del país. Lo interesante empieza cuando los libaneses piden a los israelíes que repatrien al mundano cadáver vacuno.
La que podría parecer una petición bastante inocente, es rechazada por Israel. Pero, ¿por qué?
Mi teoría es que los israelíes saben que una incursión en territorio libanés podría ser considerada como acto de guerra y, seamos honestos, ¿una guerra por una vaca? No gracias.
Aquí no acaban las implicaciones políticas (ni religiosas), sería muy decepcionante si así fuera. Resulta que a raíz de las diversas guerras que se han librado en la zona, existe una presencia permanente de Naciones Unidas. Las fuerzas multinacionales, como su nombre lo indica, se componen de soldados de diferentes nacionales ofrecidos voluntariamente por sus países de origen.
Pues la misión de paz (FINUL: Fuerza Internacional de Naciones Unidas en Líbano) se compone tanto de soldados españoles como indios. Aquí empieza lo bueno.
Los indios se encuentran consternados por la situación de la vaca, recordemos que en la religión hinduísta, las vacas son sagradas. Asolearse en estado avanzado de descomposición no es digno de una deidad.
Por otro lado, los españoles opinan que sería bueno organizar corridas de toros, digo, nada mejor para diezmar la población vacuna y evitarse un problema a futuro. Ajá, que se lo digan a los indios.
Finalmente, alguien debería recordarle a los israelíes que de acuerdo a las leyes judías, el principio de k'vod hamet (honrar a los muertos) ya fue violado. ¡Debería darles vergüenza!
Pero, ¿creían que ahí terminaba todo? ¡JA!
Las vacas no son los únicos animales ilegales cazados por la migra libanesa... también se encuentran los perros. En otra parte de la frontera (custodiada por -redoble de tambores- indonesios) perros israelíes han estado cruzando a territorio libanés. Resultado: son liquidados.
Sin embargo su muerte obedece a causas diferentes: al parecer los perros son utilizados por el gobierno israelí como sofisticadas armas biológicas diseñadas para infectar al ganado libanés de rabia. Ya, sin comentarios.

Maldito desalmado

Lo que a mí más me sorprende es que nadie vea las oportunidades escondidas en esta situación: un programa de vacas con doble ciudadanía es perfecto para retomar las relaciones diplomáticas entre Israel y Líbano. Las vacas son las embajadoras perfectas: son gorditas, bonitas, tienen pestañotas y ¡no cuentan con ninguna afiliación política!
Mientras tanto, la comunidad vacuna israelí se ha negado a dar comentarios, pero ya se hicieron emos.

Una vaca emo: lo único que nos faltaba

Para la versión no comentada (ni extremadamente sarcástica) de la nota pinchen aquí.